miércoles, 5 de marzo de 2014

40 días y 40 noches

Quedan cuarenta días y cuarenta noches, pero ¡qué cuarenta días y qué cuarenta noches! No hay expresión más significativa, adecuada y propicia que ésta del maestro Antonio Burgos para describir ese tiempo que nos depara en la ciudad más hermosa del mundo.

Comienza la cuenta atrás. Y comienza con todas sus consecuencias, que no todas son positivas. A partir de hoy el perfil "sevillanito" se consolida como nunca, el que hasta hoy a las 12 de la noche era un entendío en carnavales, ya lo es de Semana Santa, y de cofradías. Desde hoy, todo el mundo es más "kofrade" que nadie, y quiere más a su titular que nadie (aunque se lleve la sillita plegable para verlo pasar), aunque haga una eternidad que no lo visita, concretamente desde la estación de penitencia del año pasado. Desde hoy, se escucharán expresiones tales como "vaya pepino de paso", "vaya pedazo de misterio", "vaya marcha más guapa", "vaya virguería cómo se mueve", u otras más tradicionales y siempre recordadas como "niño quítate de ahí que llevo tres horas esperando".

No obstante, quédemosno con lo positivo. A partir de hoy, el efecto de la ceniza hará en nuestra mentes que la perspectiva del tiempo varíe sustancialmente. Ahora, queremos parar el tiempo, no queremos avanzar, cada día que pasa y nos acerca a ella, cada día tachado en el calendario, es un día menos para que todo se evapore. 

Se acerca el tiempo en que ella luce sus mejores galas, ese tiempo de eterna espera, de soñar despierto. ¡Cuánto amamos esta espera! Nos gusta saborearla, acariciarla como acarician a los balcones las colgaduras que las adornan. Superarnos como supera el cansancio a la ilusión en esa transición de Jueves Santo a Madrugá.

Queridos amigos, sueñen, que aún es gratis. Y piensen que mientras los días se alarga, la espera se acorta. Sean felices y disfruten de estos días en los que la ciudad se viste de terciopelo y se perfuma de azahar como la más bella de las mujeres que jamás pudo existir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada