jueves, 13 de diciembre de 2012

Y LA CRISIS LLEGÓ…AL PORTAL DE BELÉN



Ideas para el Portal de Belén de un cofrade "jartible"
          Si bien creíamos el año pasado que la crisis había tocado fondo, grande era la ignorancia que nos ahogaba por aquél entonces. Este año, la delicada y escandalosa situación se ve aún más agudizada debido a los rincones a los que ha afectado la misma, y es que este año la crisis ha llegado al mismísimo portal de Belén. ¿Quién se iba a imaginar que se vería afectada esta tan arraigada tradición que se había establecido en nosotros desde siglos atrás y que parecía inamovible? Tan inamovible como la recogida de la Virgen de Regla, que sigue siendo un misterio si se ha producido o no, desde que llegó el pasado Miércoles Santo a la Plaza del Salvador y allí permanece arriada desde entonces.

       Hasta ahora, la única forma en que la crisis se hacía presente en el ámbito de las cofradías era en la figura inimitable de la Canina, objeto de sueño para muchos, entre ellos un servidor. Y ello era así, por una parte, por su delgada y fina figura que luce como modelo cada Sábado Santo y que representa la mismísima situación en la que se encuentra el país, el cual se está quedando en el “chasis”; y por otro lado, el significado de este paso alegórico “mors mortem superavit”, representaba, y lo sigue haciendo, el único superávit que existe hoy en España.

       Pues bien, este año, como bien decía, hemos tocado fondo. La crisis no solo ha afectado a la Canina (la pobre no es fea, solo hay que saber mirarla), sino que ha llegado al mismísimo portal de Belén, y así lo ha manifestado el propio Benedicto XVI, aunque con una terminología específica, pero que al fin y al cabo, todo es consecuencia de la situación económica. En primer lugar, nuestro Pontífice manifestó que en el lugar donde nació Jesús no había ni mula ni buey. Un desahucio en toda regla a unas pobre criaturitas que no se pueden defender. Mejor no imaginarse al Papa investigando en los archivos para averiguar si hubo o no animales en aquel momento.

        Y una cosa que no se ha planteado…esperemos que a Benedicto no se le ocurra decir que las carretas del Rocío tampoco han de ir tiradas por bueyes, porque no me quiero imaginar a más de uno tirando del carro, que bastante estamos “tirando del carro” de la vida sin un duro cada día. ¿Y los del 15-M, ya no van al portal de Belén para intentar impedir el desahucio de los pobres animales? ¡Ves como detrás de esto de los indignados había cierta ideología política! Pues, amigos rancios, yo sí que estoy indignado con la supresión de la mula y el buey, querido Benedicto, ¿no lo podías haber dicho antes, y nos hubiéramos ahorrado unos 40 euros al comprar el portal de Belén? ¿Qué hacen ahora esos comerciantes con el excedente de estos animales en barro cocido y que vendían para montar los belenes particulares de cada casa? Y es que hay muchos interrogantes que no se han respondido: ¿cobrarán el buey y la mula la ayuda familiar cuando se les acabe el paro?

         Y como no podía ser de otra forma, el mundo capillita, este que se queja y critica hasta el número de pétalos que tiene el clavel de la tercera jarra del palio de una dolorosa, no se podía quedar callada, y más cuando ya se han agotado (o al menos eso esperamos) todos los detallitos del famoso Vía Crucis o cabalgata magna, como quieran llamarlo. Y hemos puesto el grito en el cielo, claro que sí. Mejor que el Papa no vea imágenes de la Semana Santa de Sevilla… ¿qué ocurrirá si un día se levanta diciendo que el centurión de las Tres Caídas no iba a caballo? ¿Ya no andará hacia detrás el misterio? Lo cierto y verdad es que los animales relacionados con nuestra Semana Santa están en alerta, y ya hay hermandades de la “Borriquita”, que han comprado una vespa para el Cristo “por si las moscas”.

         Pero ahí no queda la cosa. Cuando el Papa vio que el temita había dejado de ser Trending Topic en Twitter, descubrió una nueva cosita en su particular investigación, que no sabemos si es fruto de que últimamente esté un poco aburrido en una casa tan grande, ¡cómo si no hubiera cosas más importantes a las que atender! Lo último ha sido afirmar que los Reyes Magos eran andaluces, y casi concretamente del territorio de Huelva-Sevilla-Cádiz. ¡Toma ya! Fíjense lo que son los milagros del todopoderoso, que ha hecho que al final una figura tan religiosa como la de los Reyes sean de Matalascañas, ese lugar onubense paradero para los no rancios en Semana Santa, donde acuden a escapar de los capillitas que conquistan las calles. ¿Dónde irán ahora los no rancios sabiendo que en Matalascañas se pueden encontrar con los Reyes Magos? ¿Será la torre medio hundida de aquella playa la del castillo que ponemos siempre en el portal de Belén de casa?

         Sin embargo, esto parece difícil de creer, ¿cómo iban vestidos los Reyes Magos, de corto? ¿Iban en camello o a caballo? ¡Mira que si a donde iban era al Rocío o a las Candelarias y se encontraron con el parto por casualidad! ¿Y si no había estrella fugaz y lo que se veía en el cielo eran las lucecitas parpadeantes del puente del V Centenario de Sevilla? ¿Y si en vez de mirra, regalaron “birras”? ¿Estarán invitados al Vía Crucis del año de la Fe? ¿Pagarán peaje por el camello? ¿Se habrá enterado el alcalde “Janinnasio” de esto para fotografiarse con los Magos en la puerta del Ayuntamiento? No obstante, tenemos una ventaja con que los Reyes sean de Huelva o provincias cercanas, pues si son de tan cerca se recogerán antes y todos sabemos que cuanto antes se recoja “el negro”, antes sale La Paz.

        Pero no ilusionarse amigos rancios, los Reyes no eran andaluces, y tengo argumentos para ello. Siempre se ha criticado lo bien que vivían los Reyes trabajando un día al año; pues señores, si eso es así, los Reyes no eran de Andalucía, porque aquí no hay trabajo ni para un día. Y las palabras textuales del Rey Mago fueron: “Toma María miarma, pa`tu niño, incienso de los Tres Reyes, que se vaya animando que ya va a estar bajando la rampa del Salvador…”. Yo sólo espero que después de los Reyes andaluces, no venga el Urdangarín andaluz, porque en ese caso van a durar poco los regalos bajo el árbol de Navidad.

         Al escuchar estas opiniones del Papa, nos hace pensar en aquello que hemos imaginado todos muchas veces de que alguien deposite una sustancia extraña en el incensario, y se empiecen a decir cositas “raras”. No obstante, todavía no está todo dicho. Al parecer las declaraciones han sido extraídas del libro que el Pontífice ha escrito, y que la persona que se lo está leyendo y que nos lo está contando, está tardando bastante tiempo en acabar el librito. Mira que si en vez del río Jordán, se trataba del Guadalquivir. ¿Y si las aguas que se abrieron según la Biblia eran las de Huelva y eso provocó el espigón? ¿Y si en vez de duplicar panes y peces duplicó el gazpacho? ¿Y si al final el nacimiento de Jesús fue en el arquillo del Ayuntamiento?

        Lo que sí creo que está claro es que la madre de Dios sí nació en Sevilla, mejor no hablemos ya del barrio concreto. Lo que sí es evidente que el Vaticano tiene más filtraciones que el Consejo de Hermandades de Sevilla. Aun así, espero con ansias que el Papa se pronuncie sobre otros asuntos más importantes y actuales: las sillitas plegables en Semana Santa, el Vía Crucis de la Fe, o los costales de colorines tapando los ojos…

     Queridos amigos, cuanto más cosas atribuya Benedicto a Andalucía, mejor. Ojalá que con sus investigaciones atribuya muchos lugares santos en nuestra tierra y creemos así un poco más de trabajo, que nos estamos quedando más “chupaíto” que la Canina, “miarma”.

         Lo que sí es cierto es que todas estas noticias que nos llegan sobre las afirmaciones del Papa, parecen ser fruto de una interpretación bastante subjetiva de alguien de los que se está leyendo el libro y que está captando demasiado nuestra atención.

  • Escuchando en un Hotel del Puerto de Santa María: Pisha, veremos a ver cómo tenemos la temporada que viene en verano. Resulta que Benedicto ha descubierto que Jesús nació en Agosto. Quillo que como pongan la Semana Santa en Agosto, la lluvia nos “agua” la “temporá”.
  • Escuchado en las nochebuenas de Canal Sur: “Ya vienen los Reyes Magos, ya vienen los Reyes Magos, camino de Huelva, ole, ole, olanda, olé, Almonte ya se ve…”
  • Escuchado en Sevilla: “al parecer, en el portal de Belén si había un buey habitualmente, aunque justo el día del nacimiento de Jesús no estaba allí porque se lo trajeron a Sevilla, ya que había corrida en la Maestranza…”.
  • Escuchado en un barrio de Sevilla: “Quillo, el Papa nos ha jodido el invento, nosotros que teníamos pensando crear una asociación religiosa para sacar un pasito con una mula sola, vamos a tener que cambiar de imagen, y el paso de cebra ya está inventado…”.
  • Escuchado a un niño: “¿Qué los Reyes son andaluces? ¿Y eso es novedad? Que yo sepa mis padres siempre han vivido en mi casa de Sevilla Este”.
         

No hay comentarios:

Publicar un comentario