miércoles, 30 de mayo de 2012

Tiempo de Glorias


Inmaculada del Postigo del Aceite en besamanos
        Se fue. Quizás sin percibir que llegó. Fue la continuación de una pesadilla que empezó un año atrás. “El año que viene será”, fue la expresión más acuñada en el año 2011 cuando más de la mitad de las hermandades se quedaban si realizar su salida procesional en la Semana Santa que más tristemente se recuerda desde los años en que la República era la que impedía hacer pública protestación de fe. Y se volvía a escuchar en el interior de los templos: “el año que viene será”. Pero tampoco fue. Las nubes volvieron, únicas no invitadas a la Semana Santa de Sevilla, y aparecieron precisamente en los días en que nadie las esperaba. Y casi perdimos la Esperanza. Casi. Porque cuando nuestras ilusiones parecían desvanecerse en los charcos de agua de una esquina, Ella apareció, era la Esperanza, aquélla que tanto nos comprende todos los días de la vida, y que sabía, sin margen a equivocarse, que Sevilla no resistiría dos años sin Esperanza, dos años sin verla. Y por eso salió. Abrió los cielos y se puso en la calle. Sabía que en esta vida, en la que los problemas nos ahogan, estábamos necesitados de ese aliento que lleva su nombre como escudo. Salió a nuestro encuentro y allí estaba Sevilla, esperándola.
         Pero todo ello pasó. La Resurrección puso el broche de oro a una Semana Santa, en la que no sabemos si hubo pasión y muerte, pues casi no la vimos. Llegó el mes de María, el mes por antonomasia de esta ciudad en cuyo título se identifica por ser mariana. Sevilla, gloria de los cielos. Y como dice una sevillana, si alguien te dice que es mentira, que le pregunten al Gran Poder, por qué vive en Sevilla.
         Su fue el grisáceo cielo que cubría nuestra ciudad con la ceniza de una Semana Santa a la que incineró sin darnos tiempo a disfrutarla. Se fue la sombra y volvió la luz. Volvió el resplandor para dar la bienvenida a ese mes en el que el protagonismo lo ocupa la Madre del que murió en la cruz. Tiempo de Glorias. Las que más brillan, y las que menos se recuerdan. Es tiempo de Glorias, de luz, de color y de fiesta en Sevilla. Ello a pesar de que algunos se empeñen en convertir a las Glorias en Pasión, con carteles que en vez de representar a éstas, parecen hacer referencia a la borrasca de la semana grande, y con traslados a la Catedral ambientados con música de capilla y los “pitos del silencio”. Pese a ello, Sevilla está ahí porque sabe lo que significa. La Sevilla de a pié, esa por y para la que se hace la ciudad y sus manifestaciones religiosas. Aquélla que siente a lo que acude, aunque en ocasiones se haga parecer que los actos se celebran para que acudan solo representaciones, políticos y autoridades.
         Son el origen de gran parte de nuestra ciudad. Tal vez, sin su intercesión, no hubiera sido posible llegar a la Semana Grande. Sin embargo, pocos se acuerdan de ellas.  Quizás porque no suelen andar hacia detrás. Quizás porque no le tocan marchas flamencas. Quizás porque no están de “moda”. Quizás, o incluso podría asegurarlo, que cuando llega el mes de María, solo los verdaderos cofrades se acuerdan de ellas, solo esa “familia” que, Gloria tras Gloria, nunca dejan sola a esta manifestación de fe, devoción y alegría de la ciudad. Aquí ya hay devotos, los “tontos de capirote” desaparecen; esos a los que les entra la “calentura cofrade” el Miércoles de Ceniza, se organizan ya otro tipo de eventos hasta que en las calles no vuelvan a aparecer mudás y olores a incienso.
         En Sevilla las Glorias son Santas, es Alegría, Salud, Pastoras, Reyes, Rosarios, Cabeza, Sagrado Corazón, Carmen, Divina Enfermera, Encarnación… Las Glorias son de todos y para todos. Pero, para qué vamos a engañarnos…las Glorias están echas por y para los “jartibles". Esa familia que nunca se cansa de procesiones, de bandas, y de cera derramada incluso con el calor de agosto. Esos “jartibles” que se hacen su calendario en base a las Glorias que conquistan la ciudad cada fin de semana. Esos, sin los cuales, quizás estas cofradías se verían bastante desiertas en muchos momentos. Esos que ayudan a dar ese impulso que muchas hermandades, carentes de recursos, necesitan para poder salir anualmente a la calle. Son, y somos, “jartibles", por eso en verano visitamos nuestras playas en función de las extraordinarias que se dan en la costa en los meses veraniegos. Porque para los “jartibles", ese día 15 de Agosto, que para la mayoría es de descanso, para ellos es uno de los días más agobiantes del año: muchas procesiones y poco tiempo.
         “Jartibles”, aprovechen las Glorias que son por y para nosotros, por y para la ciudad. Las Glorias son Sevilla y Sevilla son sus Glorias.

Comentarios post-Semana Santa:

-         Escuchado en la Plaza de San Francisco: “Quillo, qué cosa más rara, he fotografiado a la Canina y me ha salido con los ojos cerrados”.
-         Escuchado en el Barrio León en Mayo: “Perdone, ¿sabe usted si ha terminado ya el traslado de San Gonzalo?”
-         Escuchado  en la Basílica del Cachorro: “Si,si…aquí ya nos lo tomamos como algo normal, incluso lloramos cuando la cofradía sale a la calle”.
-         Escuchado en el Centro: “Pocas Glorias me pierdo, y en menos todavía veo a un Pregonero de las mismas. No aparecen por ninguna”.
-         Escuchado en La Palmera: “Iyo que sí, que por lo visto Negredo tenía síndrome post-Semana Santa, por eso hizo esa levantá en la barrera cuando Beñat lanzó la falta”.

2 comentarios:

  1. Estimado colega, me alegra enormemente el hecho de que e haya dedicado una entrada a las Glorias, una joya de la Sevilla rancia y eterna, y que por mucho tiempo lo sigan siendo.
    Por desgracia, no puedo decir que coincida con usted en el tema del acompañamiento musical de Santa Lucía, a mí no me pareció mal la elección de música de capilla, eso sí, quisiera apuntar que desconozco el repertorio musical utilizado para la ocasión, de lo que dependería el que coincidiera o no con su postura, pero no general, no me parece mal, digo, la elección de música de capilla, la cual actualmente, en el ámbito cofrade sevillano, se la relaciona exclusivamente con semana santa y austeridad, pero eso no tiene porqué ser así, y de hecho no lo es, la música de capilla puede ser igual de alegre que una banda de música, y, francamente, me alegra que hayan decidido elegir música de capilla en lugar de, por ejemplo, un coro de campanilleros, me parece que Santa Lucía ha demostrado una clase y elegancia bastante acertadas.
    PD. Como digo, desconozco el repertorio interpretado, lo cuál podría hacer que, aunque en general considere acertada la elección, al final me viera obligado a cambiar de opinión y darle la razón a usted.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo, eh aquí el "kit" de la cuestión.
      Llevas razón en todo lo que dice, porque creo que es el Corpus de San Isidoro el que lleva capilla musical pero con unas marchas alegres dignas para la ocasión. Pero en este caso, fueron totalmente fúnebres, no te puedo decir los nombres pero similares a los "pitos del silencio".
      Claro que tiene elegancia una capilla musical y un coro o escolanía y más por esas calles estrechas. Pero lo que falló fue el repertorio.

      Eliminar