domingo, 30 de octubre de 2011

"CUANDO EL PUENTE SE ENAMORÓ DE LA ESPERANZA"

En 1974 el Puente de Triana se enamoró de la Esperanza y evitó que se derribase (Montaje Foto: M. García)
      De todos es sabido que cuando una cofradía discurre por el Puente de Triana, se producen vibraciones de diversa intensidad, algo que según los entendidos en la materia, es símbolo de la buena resistencia del puente. No obstante, en alguna ocasión, las vibraciones fueron más allá.
El de Triana es muy similar al desaparecido Puente del Carrousel
         Inaugurado el 23 de Febrero de 1852 con el nombre de "Puente de Isabel II", cinco años después de comenzar su ejecución, fue proyecto de Gustavo Steinacher y Fernando Bernadet. Un puente que no solo une Sevilla y Triana, sino que ofrece una panorámica inigualable en el resto del mundo, tanto por sí mismo, como por su reflejo sobre el río Guadalquivir. Está inspirado en el "Puente del Carrousel" en el río Sena (París), hoy día desaparecido (ver foto).
       Sin embargo, el pasado de este puente no ha sido fácil y estuvo a punto de correr la misma suerte que el de París. Entre 1957 y 1974, el puente estuvo condenado a ser derribado por decisión del propio Ministerio de Obras Públicas. Finalmente, se decidió remodelar el puente, costase lo que costase. El Puente se volvió abrir en 1977, tras tres Semanas Santas cerrado. Ello provocó que las hermandades que cruzan por dicho puente tuviesen que alterar su recorrido, provocando estampas inéditas. La mayoría de las hermandades realizaba la ida a la Catedral por donde hoy se levanta el "Puente del Cachorro" y volvían por "El Puente de San Telmo", por donde hoy lo sigue haciendo La O.
        Los sevillanos conocieron la verdadera situación del puente en la Madrugá de 1974. Cuando la Hermandad de la Esperanza de Triana cruzaba el puente para llegar a Sevilla, el público allí congregado notó unas vibraciones bastante intensas.
La Esperanza tuvo que cambiar el itinerario
         Al notar dicha vibración, todos echaron a correr en unos momentos en los que se llegó a registrar un gran ambiente de pánico.
       Es por ello, que en el regreso de la cofradía se tomaron diversas medidas preventivas. De esta manera, se intentó que no se acumulara gente en el ecuador del puente. Por su parte, la Hermandad también colaboró en dicha prevención realizando las levantás a pulso al cruzar el río y arriando los pasos a la altura en que los pasos se encontraban justo encima de los pilares que sustentan el puente. Llegó a tal extremo la situación, que la Hermandad de la calle Pureza se puso en contacto con El Cachorro y La O para advertirse de lo sucedido y que tomaran medidas.
         A partir de entonces, todo fueron comentarios en el arrabal trianero. Unos defendían que todo se había debido al estado ruinoso que presentaba el puente por aquel entonces. Otros, sin embargo, llegaron a la conclusión que hasta el mismísimo puente no pudo evitar temblar, al ver lo guapa que iba la Esperanza.
       Tal fue el escándalo en los ciudadanos y en la prensa, que el día 10 de agosto de ese año se prohibió el tráfico de todo tipo de vehículos por el puente. Pocos meses después, el Colegio de Arquitectos solicitó que se detuviera el proyecto de derribar el puente y el Ayuntamiento solicitó que se declarase monumento histórico-artístico de carácter nacional, algo que así ocurrió en 1976. Ello ocurrió, por tanto, dos años después de que en el otoño del mencionado 1974, el Ministerio de Obras Públicas accediera a remodelar el puente, cambiando así su opinión de derribarlo y construir uno nuevo, una decisión que ya se apoyaba en informes de los años 1957 y 1958. En 1964 ya había un proyecto definitivo de dicho Ministerio para derribarlo y construir el nuevo puente, algo que no fue aceptado por el Ayuntamiento de Sevilla.
Subasta de las obras para el que iba a ser el nuevo puente
          A pesar de todos los años que transcurrieron con la intención de efectuar el derribo, no fue hasta la primavera de 1974 cuando los sevillanos tuvieron conocimiento de este proyecto de derribo, una locura que finalmente tuvo su fin ese Madrugá de los años 70, cuando la Esperanza se reflejó en el Guadalquivir y el Puente de Triana se enamoró de Ella. Si no llega a ser por esas vibraciones, los sevillanos hubieran tenido conocimiento de del proyecto de derribo cuando ya se estuviera efectuando.
       Gracias a la Esperanza y gracias a Dios, hoy podemos disfrutar de esta obra de arte de la arquitectura, a la que Sevilla entera defendió como si de su propia alma se tratase, algo totalmente opuesto a lo que en la actualidad podemos ver con otras obras arquitectónicas como la Torre Pelli o el MetroPol Parasol. No hay que buscarle explicaciones, el de Triana no es un puente, es algo más, es un sentimiento, un sueño, un reflejo, unos arcos de ensueño...El Puente es una obra de arte. Las otras dos podrán ser magníficas construcciones a los ojos de unos arquitectos que no ven a Sevilla como algo más que un Plan Urbanístico; sin embargo, parece ser que para el resto de sevillanos se trata de unas "obras de desastre" para el paisaje de Sevilla y para el reflejo del Guadalquivir. Eso sí, la Torre Pelli tendrá algo de cofrade: las colas kilométricas de penitentes que habrá cada mañana en los alrededores de dicho entorno para poder llegar a su trabajo. No obstante, cuando este rascacielos ya esté construido, siempre nos quedará una alternativa: darnos la vuelta y mirar a la Giralda, una torre a la que se le permite tocar el cielo de Sevilla, porque lo hace con la Fe y no con el dinero.
        Hoy en día, Triana y su puente siguen vibrando en la mañana de cada Viernes Santo, aunque ahora metafóricamente con el calor de los trianeros cuando reciben tan afectuosamente a la Esperanza y a su Hijo...al Cristo que los vio nacer y al que algún día acompañarán en la eternidad.



6 comentarios:

  1. Manuel, qué maravilla tu blog! Acabo de entrar por primera vez, necesito leer y digerir. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Estimado colega: una vez más hay que felicitarle por este magnífico artículo

    ResponderEliminar
  3. Hola, que tal he creado un nuevo blog cofrade y me gustaria que lo enlazaras en el tuyo. GRACIAS...
    http://lagrimasbajopalio.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Buén blog y hablando de la Esperanza...es dificil comentar sin caer en el elogio.
    Saludos
    Te espero en mi blog
    http://lagrimasbajopalio.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Hola Manuel: Yo iba tras el paso de mi Esperanza cuando el Puente se quebró y te puedo asegurar que los que salieron corriendo fueron los costaleros. El pegotón de gente que siempre lleva detrás y sobre todo en aquellos años, reconvenimos a los costaleros para que no se fuesen y sacaran el paso del puente pero ellos aludieron que si se tenía que ir el paso al agua ellos no se irian que los que lo iban a pagar eran sus hijos si se ahogasen y se fueron no así la gente que le acompañábamos, dijimos que si la Virgen se iba al río nos iríamos con Ella. Gracias a Dios la cosa no pasó a mayores y volvieron los costaleros proseguiendo su labor.
    Tres años tuvimos que ir detrás por Chapina.
    Así lo escribo para que lo sepas y así si hace falta lo juro ante lo más sagrado.

    ResponderEliminar
  6. Me llamo Virginia Berros Cáceres y en 1974 tenía 32 años y era "nazarena" del Primer Tramo despues de Virgen. No la dejábamos hasta que volvia a su capilla o a San Jacinto con anterioridad.

    ResponderEliminar