sábado, 27 de agosto de 2011

"CANINA...ENTRE TUS COSTILLAS VEO LA GIRALDA"

Muchos rancios ansian ver a La Canina coronada
          
            En el día de hoy quiero hablaros, queridos fatigas, de cuanto menos, un “personaje” de nuestra Semana Santa, en el mejor de los sentidos de la palabra. Se trata de la comúnmente denominada “La Canina”. Este paso, en el que se representa un esqueleto, con una guadaña y un dragón delante de una cruz, muestra el Triunfo de Jesús sobre la cruz. No obstante, esto último no lo sabe casi nadie. Para el pueblo es La Canina, de toda la vida de Dios.
            Y es que este paso no deja indiferente a nadie, por que la pobre parece sustraída de la planta de traumatología del Hospital Macarena (esto sí que es un nombre, y el que se atreva, que se lo quite). Tanto es así, que por su peculiar representación, en la historia han existido Juntas de Gobierno que incluso han declinado el sacarla en el cortejo, y ese año todo el mundo se ha preguntado ¿Dónde está La Canina?
            Unos se persignan al paso de tan peculiar esqueleto; otros se dan la vuelta, le tapan los ojos a los hijos para que puedan dormir esa noche; otros se ríen; y otros, la mayoría, no saben ni lo que hacer: ¿le haces una fotografía o una radiografía? ¿Haces una levantá al cielo o se partirá la cadera? ¿La expones en besapiés o en besahuesos? ¿Qué tendría en su mente quien esculpió su figura? Mejor no descubrirlo.
            No es que sea algo raro, es que hay que entenderla. Yo, puedo decir, he aprendido a verla, la conozco, y casi nos comunicamos. Una “imagen” que, aunque poco habitual, tengo que reconocerlo, tiene su hermosura…si, si…no se rían ni presuman una locura. Prueben a caminar hasta la Plaza San Francisco, un Sábado Santo en que el cielo color ceniza cubre el entierro de Cristo. Desde tan magno lugar, al paso de La Canina, podemos ver algo insólito…y es que entre las costillas de esta guapa sevillana (o sevillano, otra gran duda que nos inunda) se ve la Giralda. Quién os iba a decir que la Giralda era hermosa hasta vista entre unas costillas…pues sí… y es entonces cuando te das cuenta que no es que haya imágenes difíciles de mirar…no, no…es que hay que saber mirarlas.
            Y todo ello se acompaña en mis últimas primaveras, de anécdotas, que cuanto menos curiosas, se han cruzado en mi vida y la de La Canina. Siempre la presencio en su transcurso por carrera oficial, la ocasión lo merece. Hace un par de primaveras cuando procesionaba por delante de este cofrade, empezó a llover y como un reacción espontánea, me fui detrás de ella, hasta que se refugió en La Catedral…como podréis imaginar era el único penitente de Ella, y es que las demás imágenes se mojan, pero Ella, pobrecita mía, se cala hasta los huesos. Tanto es así, que casi sin saberlo, se ha apoderado de mí una extraña “fama” como devoto de La Canina. Algo que provoca que aquellos que me rodean mientras presenciamos la cofradía bromeen con esta extraña “devoción”, y lo que es aún más extraño, que haya otros que incluso se lo crean.
            Yo no se qué tiene La Canina, tampoco sé lo que suscita en la mente de la mayoría de los sevillanos, pero soy de la opinión de que como no podría ser de otro modo, es la “guasa” sevillana representada en un paso.
            Y por último, juzguen ustedes mismos: casi nadie conoce a la Virgen de Villaviciosa, pocos conocen mucho más del Señor yacente, pero todos, y repito, todos, conocen a La Canina. Y es que en un mundo en que tanta envidia y rencores se apoderan de las personas, Ella es una persona “transparente”, de las que ya no quedan. Su leyenda en latín dice "Mors mortem superavit", apreciénla porque es el único superávit que hay ahora en Sevilla. Permítanme que les diga, pero yo creo que La Canina es la gran devoción oculta de Sevilla.

Dios te salve Canina,
Llena eres de huesos,
El omóplato es contigo,
Bendita tú eres entre todas las canijas,
Y bendito es el puchero que te hace falta,
Amén

2 comentarios:

  1. Estimado colega, es usted un grande, y no le quepa la menor duda de que la corona favorece mucho a la Niña bonita de San Gregorio.
    Estoy con usted, ¡Canina coronada YA!

    ResponderEliminar
  2. Dios te salve Canina,
    Llena eres de huesos,
    El omóplato es contigo,
    Bendita tú eres entre todas las canijas,
    Y bendito es el puchero que te hace falta,
    Amén
    Que bueno...
    un saludo de fd3.

    ResponderEliminar