domingo, 31 de julio de 2011

¿QUÉ ES UN RANCIO?


NO8DO es el lema y logotipo del Ayuntamiento de Sevilla
 
         En el presente artículo, me dispongo a despejar un poco las dudas sobre qué es ser rancio. ¿Cuándo una persona es rancia? ¿Cuáles son sus características? ¿Por qué se identifican? ¿Cuál es su “modus operandi”?
            Según la Real Academia de la Lengua Española, rancio se define de la siguiente manera “Se dice de las cosas antiguas y de las personas apegadas a ellas”. Cuan grande es la ignorancia de los miembros de tan magna institución, que si bien se encontrarán francamente ilustrados en el ámbito de las letras, yo le diría: ¡“miarma”, vente a Sevilla que yo te explique lo que es un rancio!
            Y es que el rancio de por sí es todo un personaje. Podríamos decir que es el típico sevillano, el que no cambia, el que siempre sigue igual, no pasan los años ni las tendencias por él, pero eso sí, no es ni tiene que ser necesariamente una persona antigua. Quizás esa definición de la tan respetada RAE, la defiendan aquellos que ven en el personaje rancio por excelencia a una persona antigua, que no prospera, no avanza, de ideales pasados de moda o desvinculado del avance de los tiempos. Pero ni muchísimo menos, el rancio es una persona que solo sabe definirla el típico sevillano y capillita, que aunque él lo desconozca, también merece tal calificativo.
            El rancio es un personaje de centro, puede que no resida en él, pero sí vive en él y para él. Es una persona que pasea por la ciudad, por su casco histórico, reconociendo de manera indubitada que el mejor museo al que se puede asistir no está entre cuatro paredes, ni en un edificio de vanguardia, sino que el casco histórico es en sí mismo un museo; cada una de sus calles, cada uno de sus rincones, sus balcones y cada una de sus plazas no se pueden comparar ni con el mejor museo de Nueva York. Es el típico personaje que si sale un domingo siempre da el mismo paseo, por las mismas calles, entrando en las mismas Iglesias (porque siempre son las mismas las que están abiertas), y repitiendo las mismas historias que se ha leído en el último libro sobre historias y curiosidades de la ciudad que tiene en su mesita de noche. Es una persona que tiene una expresión muy propia cuando observa o siente algo que acaricia sus sentidos: ¡Esto sí que es Sevilla!
            El rancio es un personaje tan característico, que si por él fuese, en su casa en vez de lozas ponía adoquines. Con persianas de esparto. Un llamador en vez timbre electrónico. Puertas de madera maciza y que necesariamente chirríen cuando se abran. En su casa no pondría bombillas, sino candelerías…y que si de él dependiese se abrigaba en la cama con faldones de terciopelo hasta en Agosto, para quedarse dormido escuchando “Virgen del Valle”.
            El rancio es un personaje que le encanta el tapeo. Le encanta la cervecita y los caracoles. Eso sí, siempre en el mismo sitio. Al rancio no le gusta experimentar. No le agrada tratar sitios nuevos. Siempre va al bar que más cuadros de Semana Santa tenga colgados en sus paredes; en el que no hay carta, sino que hasta el camarero te pregona la misma, como si en el atril de La Maestranza se hallase; no hay libretas electrónicas, sino tizas. El rancio es la persona que por excelencia frecuenta sitios como “El Rinconcillo” o “Casa Ramírez” que huelen a rancio por los dos costeros. Y hasta para comerse su postre helado en las calurosas noches que azotan la ciudad, eligen la heladería más rancia, la que más años lleve en el centro (heladería “Rayas”), porque según ellos: “lo tradicional sabe mejor”.
            El rancio es un personaje muy interesado en la política, pero fundamentalmente en la local. No entiende especialmente de ideologías, si sale uno lo felicitará y si ve al otro le seguirá mostrando su apoyo: hay que cumplir con todo el mundo. El rancio es la típica persona que cuando se encuentra con el nuevo alcalde de Sevilla no le llama “Don Juan Ignacio” no, no…nada de eso…con toda familiaridad para el rancio su alcalde es “Juaninnasio”.
            El rancio es un personaje que ama a las tradiciones. Y es que al chiquillo no es que le guste una fiesta, es que le gustan todas. Al rancio te lo encuentras en Semana Santa con traje oscuro, en la Feria con la corbata de lunares, y en los toros con el pañuelo blanco. Y es que el rancio, amigos míos, sabe vestir, el muchacho no va en bermudas y sandalias, él viste de traje y corbata y las sandalias las deja para salir de penitente. La persona rancia no entiende de izquierdos ni de pasos atrás, le gusta lo tradicional, lo que siempre ha vivido, lo perfecto, lo que siempre ha gustado y lo que no pasa ni entiende de moda. Entre sus hermandades siempre se encontrará una de negro o de ruán, siempre será hermano de El Silencio o La Amargura y será fiel devoto de Morante y su capote.
            Y es que si hablamos del rancio como personajes en las cofradías, entonces perdemos el “sentío”. Porque no se cansa con la Semana Santa, sino que ama las glorias. Su agenda anual no se basa en las vacaciones de verano, sino en las procesiones de cada fin de semana. De hecho, el rancio por antonomasia no es un personaje especialmente veraniego, y es que es verdad que el verano no es nada rancio: desaparecen las corbatas, desaparecen las parihuelas…aunque siempre te lo encontrarás buscando Patronas y Vírgenes del Carmen en todos los pueblos….porque el rancio además es cansino al máximo.
            El rancio tiene una forma muy especial de ver las cofradías. Es rancio hasta para ver la Semana Santa. Meses antes…bueno….todo el año, cuando te lo lleves de tapeo acabarás hablando de cofradías y de los problemas y virtudes de cada una de las hermandades, eso ni dudarlo. Será también habitual que acaben intercambiando ideas del lugar en el que verán las cofradías la próxima Semana Santa. Todo es en vano. Al final, el rancio sevillano, acaba viendo todos los años las mismas hermandades, en el mismo sitio, con la misma marcha, con la misma gente y con la misma chicotá. Eso es así.
            Lo que sí deberían muchos detractores tener en cuenta es que el rancio no es una persona antigua. El rancio es una persona que ama las tradiciones, sus fiestas, sus costumbres. Es un enamorado de su ciudad tal y como fue concebida, que se adecua a los tiempos pero sin alterar lo que en Sevilla es inalterable, lo que no se puede mejorar, porque es inmejorable.
            Tan es así, que con esta definición incluso la misma Macarena o muchas imágenes de Sevilla tendrían el calificativo de rancias: pasa un año y pasa otro, pero Ella siempre se queda…

- Escuchado en La Campana: “Si es que ir a Madrid con la Virgen no es nada rancio, esa ciudad no es nada rancia… me hubiera gustado ver por allí a mi niña de San Gregorio, imagínate la portada del ABC, una fotografía de la Cibeles tomada entre dos costillas de La Canina…quita el sentío miarma”.

- Rumores en la Plaza Nueva: “Si, si…para el año que viene queremos también organizar el día del orgullo rancio, el icono sería una bandera de ruán negro…y en vez de cabalgatas de colorines haríamos un Santo Entierro Magno”

17 comentarios:

  1. Jajajaja me ha gustao el artículo hombre!! Me he visto identificado en muchos aspectos jajaja un abrazo y enhorabuena por tu blog!!

    ResponderEliminar
  2. Gran entrada, me ha encantado

    ResponderEliminar
  3. Por fin un blog en condiciones rancias, hecho por un rancio con ideas rancias para rancios con inquietudes rancias

    ResponderEliminar
  4. Me parece genial este blog, pero el manto que ilustra esta página no es rancio¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. Qué gran artículo y que gran blog. COn vuestro permiso, si tenéis a bien me gustaría añadir un enlace en mi blog. Blog que pertenece a un grupo de rancios cofrades manchegos de Ciudad Real, La Plazuela del Carmen. ASí mismo, me he tomado la libertad de copiar este interesante artículo en mi blog. Gracias de antemano y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ser rancio es vivir feliz y alegre en Sevilla

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja me ha gustao el artículo muy mucho. La verda es que me he sentido idnetificada enmuchos de los detalles indicados. Me he "emocionao" en algunas partes de tu descripción, bueno otra vez jajaja un abrazo y enhorabuena por tu blog!! sigue igual .... de ranciooooo

    ResponderEliminar
  8. Buena definición y buen blog. Me considero rancia 100%100 nunca pensé que una palabra llevase consigo tanta belleza y tradición.

    Enhorabuena, esto si que es un blog rancio en toda regla.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno, que arte mas grande eso es asi. un saludo desde la Bodeguita la parihuela.

    ResponderEliminar
  10. Estimados señores, nuestra amable Ciudad Real es una burbuja de rancierío atávico. Por tal razón, no puedo dejar de recomendarles que lean con asiduidad nuestra gaceta carpetovetónica, MUNDO RANCIO.., lectura obligada del hombre rancio.
    Y desde aquí les propongo el hermanamiento fraternal entre su discreto blog y nuestra humilde gaceta rancia.
    www.mundorancio.com
    Atentamente,
    Don Lino, Director de Mundo Rancio.

    ResponderEliminar
  11. Eso no es del todo cierto. En el norte, "rancio" es mas aquel que viste de marrón, gafas de pasta, ñoño, soso, a veces medio intelectual, a veces ni eso. Al rancio puede que ni le apetezca ir a fiestas. Ir de tapas puede ya parecerle una noche toledana. Como a mi amigo Jaime. Que le atracaron un día, y lo único que le pudieron quitar fue un libro de Vicente Huidobro.

    ResponderEliminar
  12. Me habéis retratao punto por punto,a mi y a mi colega y eso que un servidor vivió en Sevilla y va hasta en Agosto todos los meses,con su único objetivo de volver a vivir en el centro,sois espectaculares Gracias!

    ResponderEliminar
  13. Yo también me identifico mucho, aunque soy más de izquierdos, derechos, paso atrás y entradas triunfales en Campana. Antonio Casal

    ResponderEliminar
  14. Exactamente es el.sevillano y somos asi, pedazo de articulo donde ss definen perfectamente al.sevillano y sevilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre..... Define al capillita, no a los sevillanos.

      Eliminar
  15. Rancio jajajaja vamos lo que es de toa la vida de dios.....capillita.
    Buen artículo, aunque yo no me considero rancio tengo muchos amigos que si lo son jaja

    ResponderEliminar